El ecoladrillo como recurso de reutilización del plástico

¿Alguna vez te pusiste a pensar que nuestra vida está rodeada de plásticos? ¿Miraste alguna vez a tu alrededor y contaste la cantidad de plástico que tenemos en nuestras casas, oficinas, autos, bicicletas, colectivos y subtes? Ni hablar de los productos que compramos y utilizamos a diario. El plástico nos rodea, y tenemos que ser conscientes que un gran porcentaje de ese plástico no es biodegradable, ni reutilizable y lleva mucho tiempo en desaparecer de la faz de la tierra. Si no aprendemos a consumirlo, reciclarlo y desecharlo de manera correcta, el impacto que ya está generando es y será irreparable.

Como opción para la reutilización de residuos plásticos o residuos que poseen algún porcentaje de plástico surgió la ecobotella también llamado ecoladrillo.

El ecoladrillo es una solución para la disposición final responsable de materiales que pueden ser tóxicos para el ambiente, es una botella de plástico limpia y seca con su correspondiente tapa a rosca, rellena con material no degradable, limpio y seco compactado en su interior.

Para llenarlo son necesarios plásticos que no se pueden reciclar. Estos pueden ser: laminados, aluminizados, sachets, bolsas de supermercado, papel film, paquetes de fideos o galletitas. También pueden ir materiales como telgopor, blísters de medicamentos, sorbetes, cubiertos plásticos, cepillos de dientes, maples de huevo plástico, etc. Lo importante es que todo debe estar limpio y seco.

Una vez colocados los desechos en la botella, se debe comprimir con alguna vara de madera con el objetivo de quitar todo el aire. Al completar el llenado, se cierra con la tapita correspondiente y ya está listo para ser reutilizado. Hay que tener en cuenta que debe quedar duro, lo más compactado que se pueda.

Una vez que la botella está llena se convierte en un insumo que puede servir para hacer construcciones que propician el desarrollo sustentable de las comunidades.


 

INNOVAR SUSTENTABILIDAD: ¿Cuánto porcentaje de ecoladrillos se necesitan para la construcción de un elemento?

ANDREA VAGO: Fundación Chacras hace desarrollo constructivo desde 1 ecoladrillo con los que se hace un juguete con los niños que se llama Ecofauna, después si se usan 7 ecoladrillos podemos hacer ecobanquitos y si se cuenta con mayor cantidad de ecoladrillos se pueden hacer desarrollos constructivos como canteros, mesas, sillas, casitas para las muñecas y si tenemos muchos muchos ecoladrillos se puede pensar verdaderamente en un desarrollo constructivo de gran escala, como puede ser un salón, un aula para la escuela, o una habitación para agrandar la casa de una persona en situación de vulnerabilidad.

IS: ¿Cuál es el cálculo que se hace para poder realizar una construcción a gran escala?

AV: Para hacer un desarrollo constructivo de una unidad habitacional nosotros hacemos un cálculo que es por cada metro lineal de pared se usan 50 ecoladrillos así que de esa forma multiplicando la cantidad de metros por 50 sabemos que cantidad de ecoladrillos necesitamos para la construcción. Por ejemplo, para el aula que hicimos en la escuelita de Villa Elisa, en La Plata se usaron aproximadamente 20 mil ecoladrillos.

IS: ¿El ecoladrillo es aislante del frio y del calor? ¿Es de alto rendimiento?

AV: Cuando nosotros hacemos construcciónes, éstas ganan aislación térmica colocándole los ecoladrillos dentro del desarrollo de las paredes. Cuanto más compactado esté el plástico dentro del ecoladrillo y cuantos más ecoladrillos podamos poner dentro de la pared mayor va a ser la aislación térmica. El plástico en general no degradable y las botellas pet tienen una resistencia de unos 300 años antes de particionarse por completo, así que podemos decir que son de alto rendimiento.  Las construcciones que hacemos con ecoladrillos son sostenibles en el tiempo, son duraderas, son aislantes térmicas y acústicas, son ignifugas y son muy bonitas.

IS: ¿Qué elementos son los que no pueden ir en la ecobotella?

AV: Lo que está prohibido es lo orgánico, pilas y baterías, después cualquier material no degradable puede ir en la botella.

IS: ¿Es un alivio para el planeta hacer ecobotellas?

AV: Hacer ecobotellas implica una gran cantidad de plástico menos en los océanos y es un enorme esfuerzo que se le resta la naturaleza que tiene que intentar degradar un elemento que no es degradable y que si se deja a cielo abierto se particiona en partículas muy pequeñas y lo terminamos respirando.

DIFERENCIAS ENTRE ECOLADRILLOS Y BOTELLAS DE AMOR

La Fundación «Llená una Botella de Amor» nació en Colombia; al tiempo llegó a la Argentina y ya son varias las ciudades que se sumaron como puntos de acopio. 

La entidad sin fines de lucro incentiva el aprovechamiento de los denominados «plásticos de un solo uso». Es decir, aquellos que se convierten en basura inmediatamente después de su consumo, como los envoltorios de galletitas o los sachets de leche. Con la ayuda de quienes llenan sus botellas con estos residuos y las llevan a los puntos de acopio de la fundación, la empresa 4e Madera Plástica fabrica muebles.

La diferencia está en que el ecoladrillo puede ser llenado con todo tipo de materiales y son destinados a la construcción, mientras que las botellas de amor no. 

 

Ya no tenemos más excusas, todxs podemos contribuir con el cuidado del medio ambiente. Sumate vos también, a esta nueva tendencia eco.

 

Deja un comentario