Hablar de cuidar nuestros recursos naturales es hablar de cuidarnos a nosotros mismos

Por Martin Font, Director de Comunicación y Educación Ambiental en Fundación Vida Silvestre Argentina


Si pensamos un poco en cómo estamos consumiendo nuestros recursos naturales, la situación es bastante crítica e incluso alarmante. Los últimos datos globales arrojan que hoy estamos consumiendo un 70% de recursos naturales por encima de lo que el planeta nos puede brindar, pero la sensación que tenemos al hablar de estadísticas es que estamos alejados de esta realidad y la verdad es que cuando analizamos lo que pasa en Argentina puntualmente lo que vemos es que la situación es exactamente igual.

Si pensamos en basura podemos decir que en el mundo los datos de consumo son realmente muy grandes, pero si lo bajamos a Argentina tenemos que mencionar que anualmente generamos 16.5 millones de toneladas de residuos anuales, esto quiere decir que cada uno de los argentinos, en promedio, genera un kilo de basura por día. Ésta es una situación abrumadora, en la que necesitamos empezar a hacernos cargo y analizar cómo estamos tratando a nuestro planeta.

En Vida Silvestre no tenemos duda que cuando hablamos de cuidar el planeta lo que estamos haciendo es tratar de cuidar a las personas, porque el mundo y la naturaleza nos brindan un montón de servicios ecosistémicos que muchas veces no terminamos de valorar y en ese sentido estamos convencidos que hablar de cuidar nuestros recursos naturales es hablar de cuidarnos a nosotros mismos. Es central que entendamos que el respeto hacia nuestros recursos naturales tenemos que tenerlo por ellos, pero también por nosotros mismos.

En este sentido cuando hablábamos de residuos y demás, uno de los puntos centrales tiene que ver con los plásticos. En los últimos diez años produjimos muchos más que en todo el siglo pasado, ésta es una tendencia que viene aumentando y el dato más estremecedor tiene que ver con los plásticos de un solo uso. ¿A qué nos referimos cuando hablamos de plásticos de un solo uso? A los sorbetes, a las bolsitas camisetas de plástico, a las botellas, a los vasos y cubiertos descartables. Son aquellos plásticos preparados para usarlos durante apenas unos minutos, y que después pasan a ser residuos pero que se mantienen en nuestro planeta y en el ambiente durante muchísimos años. No nos damos cuenta, pero en nuestra vida estamos rodeados de plástico y esto es algo que tenemos que cambiar.

En Vida Silvestre manejamos distintas estrategias para abordar este asunto. La primera tiene que ver con la concientización: de ciudadanos y de empresas. Por un lado, intentando generar cambios en los hábitos de consumo a través de campañas que tratamos que sean lo más masivas posibles, y también con una actividad que tiene que ver con la limpieza de playas, pero con un diferencial que es el censo. ¿Cómo funciona esto? Mientras estamos limpiando las playas vamos tomando nota y anotando cuales son esos residuos que levantamos. De esta manera tenemos 100% claro cuáles son los residuos que llegan a las playas y por tanto van a terminar en los océanos. Cuando tenemos esa información preparamos un informe que es muy importante porque le otorga argumentos a aquellos que tienen que tomar decisiones acerca del uso del plástico. En los últimos años se pudo evidenciar que algunos municipios costeros empezaron a tener normativas en las que prohíben determinados plásticos de un sólo uso. Sabemos que prohibir sorbetes no es el único paso, pero es importante.

Somos muchos los que sabemos que estamos haciendo un consumo totalmente irresponsable de nuestros recursos naturales, pero lo que falta es un grado de decisión política para enfrentar esta situación. En Vida Silvestre estamos convencidos que todos somos parte del problema y que todos debemos ser parte de la solución, cada uno con el grado de responsabilidad que le toca, no estamos hablando de que es la misma responsabilidad de un ciudadano, de una gran empresa o un gobierno, pero no hay dudas de que las tres patas tenemos que empezar a actuar.

Vemos un cambio de conducta en los consumidores y también hay muchos medios que están tomando la puesta de esto y que van replicando un montón de información relacionada con temáticas ambientales y con posibilidades de que la gente pueda hacer algo en este sentido.

Esta bueno empezar a pensar y empezar a analizar las plataformas políticas de los candidatos de las elecciones y ver que propuestas ambientales existen. Está bueno que podamos empezar a exigir sobre esta situación.

Nuestro poder como ciudadanos es, más allá de modificar lo que nosotros hacemos, poder exigir en aquello que compramos, en aquello que votamos y, en todas las acciones que nosotros tenemos buscar la opción más sustentable desde este lugar y ahí vamos a encontrar el verdadero cambio.

Deja un comentario