Peces muertos en el Río Lujan, ¿cuáles son las causas de este desequilibrio ambiental?

La imagen del Río Luján genera desconcierto. A partir de una cobertura de algas y plantas acuáticas aparecieron peces muertos por la falta de oxígeno. Este fenómeno comenzó el pasado 19 de enero cuando socios del Club Náutico El Timón alertaron a las autoridades sobre la presencia de una capa verde que empezó a llenar toda la superficie de este curso fluvial, entre la ciudad de Jáuregui y Luján. Al poco tiempo, peces muertos empezaron a flotar en la superficie. 

El río Luján es un curso fluvial que se encuentra al noreste de la provincia de Buenos Aires, pasando por el Área Metropolitana (AMBA); nace en el partido de Suipacha y recorre: Mercedes, Luján, Pilar, Exaltación de la Cruz, Campana, Escobar, Tigre, San Fernando y San Isidro, desembocando en las aguas del estuario del Río de la Plata. No es la primera vez que se ve un fenómeno con estas características similares, pero en esta oportunidad se nota una cobertura mucho más densa. Llama mucho la atención el gran tamaño de los peces que aparecieron muertos. 

La Dirección de Gestión Ambiental, dependiente de la Subsecretaría de Producción y Desarrollo Sustentable hizo un comunicado el pasado viernes 5 de febrero sobre esta situación. Luego de presentarse en el lugar, observar la problemática y medir el oxígeno y pH. Los especialistas coinciden que no se está en presencia de cianobacterias -motivo por el cual no se puede considerar que hubiera toxicidad en el río debido a este microorganismo-, sino que se está en presencia de una fuerte proliferación de algas y plantas acuáticas debido a las continuas altas temperaturas y bajo caudal del río.

La muerte de varias especies de peces que forman parte del ecosistema ocurrieron debido a la falta de oxígeno. Se observa un proceso de eutrofización (enriquecimiento excesivo de nutrientes), el cual es potenciado por actividades antrópicas. Este proceso propició una floración de algas bajo superficie y de plantas en la superficie. Estas últimas impiden que la luz penetre a través del ecosistema acuático y como consecuencia, por debajo de ellas se hace imposible la fotosíntesis, productora de oxígeno libre.

En declaraciones al programa “Planeta Terri” de FM Líder 97.7, Ana María Torremorell, investigadora de la Universidad Nacional de Luján (UNLu) y el CONICET que realizó una visita al lugar, indicó que «se trata de un fenómeno relativamente habitual en ríos y lagunas. Una sequía extraordinaria como esta sucediendo en este momento y quizás algún huelco, la lluvia que trae sedimentos, eso consume el poco oxígeno que tiene el río y eso puede provocar la mortandad de los peces”, concluyó.

El estado del Río Luján queda comprobado por la investigación hecha por el Instituto de Ecología y Desarrollo Sustentable (INEDES) y la Dirección Nacional de Gestión del Agua y Ecosistemas Acuáticos; así como la Dirección de Gestión Ambiental. Se verificaron los valores obtenidos de Oxígeno Disuelto (oxígeno gaseoso en el agua), que fueron normales hasta unos 30cm de profundidad, pero incompatibles con la vida por debajo de los 70 cm, aproximadamente. Se infiere a este hecho como un conjunto de factores naturales, y se esperan los resultados de las muestras realizada. Por estos motivos las autoridades recomiendan no nadar en las aguas del río, hasta conocer avances de la situación. 


Por Rocío Morabito.



Deja un comentario