“Tenemos que pasar de la economía del competir a la economía del apoyo mutuo”

*Fotos: Yago Loydi

Se acerca, sonríe y antes de comenzar la conferencia pide un café. Se deja sacar fotos, conversa con todos los que se le acercan y habla con la misma convicción y autoridad de dinero consiente, economía, política y producción orgánica, que de espiritualidad, ciencia cuántica, meditación y el ser superior.

Joan Antoni Mele nació en Barcelona en marzo de 1951. Conoció la banca ética tras más de 30 años de experiencia profesional en el sector bancario. Trabajó como director de sucursal de una caja de ahorros y en 2006, inicio su contribución directa al desarrollo de Triodos Bank.

En su paso por Buenos Aires y ante más de 600 personas, brindó una conferencia gratuita organizada por Innovar Sustentabilidad y Mapo (movimiento argentino de producción orgánica) donde el escritor, conferenciante y formador en valores– hizo una reflexión filosófica sobre el valor de la vida y habló de su último libro, “Lo que nos queda por vivir”.

Aquí un extracto original de su discurso:

– Sobre el misterio de la vida: “El ser humano vive entre dos grandes misterios: el nacimiento y la muerte. Los llamo los dos grandes portales de la existencia, no tenemos ni idea de que es la vida, esto sí, somos arrogantes, nos dedicamos a manipular la vida, no sólo productos transgénicos, manipulamos los transgénicos en alimentos, en animales, en seres humanos, aunque no se diga, pero no sabemos lo que es salir al misterio de la vida y desde luego no sabemos si la vida tiene un sentido o no. Y lo mismo con la muerte, sabemos que con la muerte, el cuerpo desaparece y la pregunta es: -bueno, mi cuerpo no, pero ¿yo seguiré existiendo? ¿Mi conciencia superior entenderá la muerte? ¿Me encontraré con los seres queridos que ya se fueron antes? Esto forma parte de cualquier ser humano, lo puedo ocultar, lo puedo tapar, lo puedes disfrazar de una posición agnóstica y puedes decir que somos materia, que cuando te mueres se descompone todo, no hay nada más, pero cuando se acerca la muerte yo me pregunto: – ¿Tiene que venir un cáncer terminal para que empieces a hacerte preguntas de la existencia? Esto sucede porque en la evolución de la humanidad, a partir del renacimiento, se produce lo que yo llamo la gran herida del mundo. Herida significa que algo que estaba unido se hace partes, por ejemplo, cuando alguien tiene un corte en la mano, esto es una herida, estaba unido y por un corte se ha separado y una herida provoca dolor, y puede provocar enfermedad y enseguida tratamos de curar la herida, de unir lo que se ha separado. La gran herida del mundo se ha producido cuando la humanidad ha separado lo físico, lo sensorial, lo que puedes percibir con los sentidos, de lo supra sensorial, lo que yo llamo lo espiritual. Se ha separado tanto que se considera real solo aquello que puedes ver y tocar.”

– Sobre lo espiritual: “Cuando alguien tiene una discapacidad física, pues se ve y cuando tienes una discapacidad, los demás intentamos ayudar, y el que tiene la discapacidad se deja ayudar. Pero con la discapacidad espiritual, porque es una discapacidad, que no sea un insulto, o sea, discapacidad espiritual significa que hoy la mayor parte de la gente no tiene capacidad para percibir lo espiritual, es más, si la tiene, pero no lo sabe. Pero este tipo de discapacidad se ha impuesto como un dogma a los demás, es como si un ciego dijera: – Oye, la luz y los colores no existen, por lo tanto ¿para qué quieres ojos? te los voy a quitar. ¡Un momento! ¡Que el que no ve eres tú!

Lo espiritual se ha impuesto como dogma, y además es un dogma tan poderoso, que nadie se atreve a cuestionarlo. Entonces la ciencia, se ha quedado con una parte de la realidad. La ley física es máxima entropía, todo tiende al desorden, pero hay un tipo de fuerzas que no vemos, fuerzas vitales, campos morfo genéticos, que no los ves pero se manifiestan, reúnen la materia desordenada del aire y del suelo, la ordenan en forma de fruto y elevan de ahí al árbol, sólo tiene que observar y ves que hay cosas, no visibles, no tangibles, pero que están manifiestas, se trata de observar el mundo. No todo es tangible.

La magia de la vida se manifiesta cada año en las estaciones, el florecer, el verdecer de los árboles, de los frutos; nos hemos acostumbrado tanto a verlo que hemos perdido la capacidad de asombro. Como decían Platón y Aristóteles la PRIMERA CONDICION PARA APRENDER: ASOMBRARSE…. Y hoy no nos asombramos de nada. La VIDA es algo artístico maravilloso que se manifiesta cada vez. Y hay que aprender a observar la vida, pero claro, hoy en biología en las universidades se estudia la muerte, deberían llamarle la canitología el estudio de la muerte no de la bio que es la vida, pues lo único que hacen es tomar una planta y matarla, la cortan, la diseccionan, pues están estudiando la muerte, no la vida.

Basta ya de moléculas y de átomos, basta ya de la mentira de enseñar en los colegios la teoría atómica porque la mayoría de la gente que estáis aquí seguramente le ha enseñado que la materia está hecha de átomos. El átomo no es una bolita pequeña, el 99, 9 % de un átomo es vacío. El 0, 1 % restante es una energía vibrante, es decir, NO tengo ni idea…

Hay un prejuicio en el lenguaje terrible, entonces, todo eso provoca está herida, y nos estamos perdiendo la realidad, la explicación del mundo y del ser humano, y no la vamos a encontrar en el mundo físico.

Fíjense que los seres humanos tenemos una gran capacidad, tenemos una facultad que es el lenguaje, que es la palabra, me gusta más la palabra “LOGOS”, el logos no sólo es palabra pronunciada, si no que el conocimiento que conecta es el sentido. El niño aprende a hablar y gracias al lenguaje luego aprende a pensar. O sea la capacidad de comprender se hace manifiesta a través del lenguaje, el significado es previo, y ustedes captan el significado no con el oído, no con la vista…. Con su capacidad espiritual de comprender, que es innata.

¿Por qué entonces, presuponemos que si hay algo más allá de lo físico no lo podemos entender? Si nosotros somos un ejemplo de algo que no es físico, somos seres espirituales, que se manifiestan a través de un signo que en este momento es el cuerpo. Yo, MI YO, mi ser espiritual les está hablando a ustedes a través de este cuerpo. A mi YO, lo percibo, porque cuando haces un trabajo espiritual de meditación de silencio y de percepción interior, lo percibes. Menos hablar, practica silencio, medita y tendrás experiencia interior, descubrirás lo que el niño pequeño en realidad descubre, que somos seres espirituales que igual que podemos hablar ¡podemos comprender todo!”

– Sobre la educación: “Hoy tenemos un problema grave, gravísimo en la educación, solo se educa el intelecto y lo físico. Me han dicho que ha llegado aquí el Informe PISA, lo elabora la OCDE, una organización empresarial que se permite el lujo de opinar que es lo importante en la educación… INCREIBLE. Es increíble y, por supuesto, lo más importante son las matemáticas, no sé por qué. A mí me encantan, estudié, no la termine pero estudie la carrera de matemáticas. La física, también me encanta y no digo que no sea importante, pero ¿Quién ha dicho que es más importante matemáticas y física que tocar el violín, el piano, pintar un cuadro, hacer una escultura o cantar? Quieren tecnócratas que luego encuentren puestos de trabajo, y como esta sociedad actual, está basada en el miedo, hay un plan de crear caos basado en el miedo, porque cuando tenemos miedo dejamos de ser humanos, y entonces sí que nos convertimos en lo que dicen estas teorías evolucionistas de que el hombre solo es un animal.

Pero, por ejemplo, hemos hecho cosas maravillosas, lo hemos hecho con la pintura, con la música, la literatura, poesía, catedrales, pero no hemos sido capaces de llevarlo al mundo social y económico, todavía, porque somos capaces, pero si nos inculcan el miedo dejamos de ser humanos. Incluso la gente más buena, la gente que consume productos orgánicos que promueve la banca ética, pero que a sus hijos les siguen diciendo: – Tienes que estudiar mucho y sacar buenas notas porque el día de mañana si no tienes una carrera universitaria, no te ganarás la vida. Y tendrá un buen trabajo y ganará dinero. Y después cuando gane dinero, sigue la película, ¿ya sabes que tienen que ir al psicólogo? ¿Ya sabes que toman la pastilla para la ansiedad? ¿Ya sabes que en los países más ricos el suicidio es la primera causa de muerte? Porque hay que acabarle la película, quiero que sea inteligente, pero espera que te cuente el final, porque inteligente y rico y deprimido y luchando por hacer.”

– Sobre el sentido de la vida: “O sea, te dicen de pequeño que tienes que estudiar, tienes que competir, está todo muy difícil porque el día de mañana… Llega el día de mañana entonces la gente se casa, tiene hijos y te repite lo mismo y tienes que estudiar el día de mañana, pero un día te paras a pensar la pregunta que lleva el título del libro “Lo que me queda por vivir” y dices: – ¡sí! ¿Y qué quiero hacer de mi vida lo que me queda por vivir? Porque igual me muero mañana. ¿Qué he hecho hasta ahora?

¿Por qué no vamos a la esencia del ser humano? Descubrir esta capacidad que tenemos de comprender todo, de entender el sentido, de entender por qué estamos aquí y descubrir que el sentido de la vida lo tenemos que dar nosotros. Nos han creado con la facultad de que podemos ser libres, no digo que lo seamos. No lo somos porque no buscamos la verdad, entonces nos movemos por miedos, por instintos, por deseos, esto no es ser libres. Pero en la medida que buscas la verdad, como ideal de vida, te acercas a la libertad y cuando ves que vas siendo libre, entonces te encuentras vivo.

Tenemos la facultad del amor, no solo el amor sentimental, este mundo no está peor porque hay millones de personas anónimas que dedican su vida a cuidar a los demás, cosas muy difíciles, lo hacen por amor.

Lamentablemente, el egoísmo es la base de la economía mundial. Esto se sigue enseñando hoy así. No lo dicen así, porque en un libro de la universidad decir que debes ser egoísta queda mal, lo disfrazan diciendo “Vivimos en un mercado libre en el que impera la ley de la oferta y la demanda hay que maximizar el beneficio y minimizar los costos”… Traducción popular: “Tu mira por lo tuyo y a los demás que les dé”, esto dicho a un joven es una perversión moral.

Entonces el mundo no se basa en el egoísmo, se basa en la gente anónima que por amor o por obligación hace que el mundo aguante. Esto es lo que tenemos que ver hoy y que no lo podemos permitir. La capacidad de amor es la que tiene que regir el mundo, por qué la obligación es maximizar el beneficio, ¿por qué si soy un empresario tengo que ganar el máximo de dinero posible? ¿quién lo ha dicho esto? ¿por qué? O sea el máximo, siempre y cuando respete a las personas y a mis trabajadores, a mis proveedores, a mis clientes y respetar el medio ambiente.

Hay que hacer un cambio radical, pero el cambio tiene venir con un cambio espiritual. Un empresario sólo cambia cuando apelas al Ser interior.  Pero claro, cuando miras dentro descubres el verdadero yo por lo que algunos llaman el YO Superior, el YO auténtico y descubren la parte oscura, lo que el psicólogo Jung llamaba “la sombra” o que en la literatura se llama “el doble”. La parte oscura de cada vida. Y ahí tienes lo grande que puedes llegar a ser como ser humano y lo que tienes que transformar si quieres llegar a serlo. Y lo que tienes que transformar no lo puedes transformar sólo en casa. Lo espiritual no está desconectado del mundo, está bien, claro que hay que dedicarse a meditar de la vida, yo lo hago cada día, y cuando lo digo en público y a veces que son empresarios, digo: – Yo medito cada día, desde hace 42 años, dedico dos horas diarias por lo menos a meditar y a estudiar temas espirituales. Me dicen: ¿Un banquero? Un banquero ¡sí! ¿qué pasa? ¡Un banquero! Entonces me vienen al acabar, me aparece uno… “¡Gracias! Te doy las gracias por decirlo en público porque yo también medito, ¡que no oiga nadie!” Y es un momento en el que hay que salir del armario espiritual y salir y decir: ¡Si señor! Todos tenemos esta necesidad de encontrarnos por dentro y curar la herida. No podemos seguir separando vida espiritual por un lado en el mejor de los casos y luego la vida mundana por el otro. Hay que curar la herida, significa que lo que hagamos en el mundo, tiene que estar impregnado de “SENTIDO.”

– Sobre la naturaleza: “Pues con nuestra parte espiritual, podemos captar la intensión del autor; cuando el ser humano se enfoca en la intensión de la naturaleza, cuando aprendemos a observar la naturaleza, las plantas, lo animales, y nos preguntamos: – ¿qué papel tiene cada animal en la naturaleza?

Han desaparecido más del 25% de especies de animales en los últimos años, y ¿qué más da? ¿Cómo que qué más da? Cada animal tiene un papel, porque orgánico significa que es un organismo único, somos la tierra, nosotros, las plantas y los animales. Un único organismo, con la particularidad de que la conciencia de ese organismo se ha individualizado en cada uno de nosotros. Y esto es un misterio, pero somos organismo. Si yo tuviera un pie que se me esta gangrenando, jamás diría: – bueno, pobre pie, mira se está gangrenando, se va a morir. ¡No! Soy yo, es mi pie. Pero esta conciencia de la naturaleza, de que yo soy el árbol, de que yo soy el fruto, de que yo soy el animal, de que yo soy la tierra, la hemos perdido, la tenían los antiguos, que eran más sabios. A mí me encanta cuando hablamos de agricultura orgánica, porque si profundizamos es, somos un organismo todos, y si supiéramos trascender esta línea de la herida que hemos separado lo físico de lo espiritual, descubriríamos que cada daño que sufre una persona, cada vez que hacemos daño a alguien, un ser humano, un animal, una planta, la tierra, me lo estoy haciendo a mí mismo. Yo voy a pagar las consecuencias. También los antiguos lo conocían. En sanscrito esto lo llamaban el karma, que la traducción literal actual seria el bumerang, todo aquello que haces en el mundo común ya te volverá, no como castigo, si no, para que desarrolles la conciencia, para que tú mismo te perjudiques a ti mismo, por eso es muy importante crear un organismo social, pero solo con este trabajo individual de desarrollo de la auto conciencia. De una búsqueda del auto conocimiento, de la transformación personal, sólo después puede uno intentar aportar algo al mundo. Hoy todo el mundo dice que los políticos son corruptos que tienen que cambiar. Juzgan a los políticos, a los empresarios.  Toda esta corrupción que está saliendo ahora, preguntaros ¿por qué? Esta gente hace no tantos años eran unos niños pequeños y encantadores, que jugaban en casa, en el colegio, como todo niño te los comerías a besos, ¿qué les hemos hecho? ¿Cómo hemos educado una sociedad valiosa para que hoy sea corrupta? Porque la sociedad es corrupta. Se defraudan impuestos, se hacen estafas, hay corrupción. Corrupción significa, cuando algo esta corrupto es que está muriendo. Es que la vida orgánica no está bien. Por eso está bien hablar del alimento orgánico, pero diría, no solo el alimento, el alimento tiene que ver en la forma de pensar.”

– Sobre los productos orgánicos: “No es lo mismo consumir un producto orgánico o biodinámico que un transgénico. Porque en función de lo que comes puedes volver a conectar con el origen y conectar con la sabiduría o quedarte sólo con una inteligencia muerta que conecta con lo físico. La limitación es un problema existencial del sentido de la vida. Según lo que se come, las porquerías que están comiendo es imposible volver a conectar por ninguna razón, por tanto, es imposible tener la conciencia global de que somos una sociedad en la que tanto me tiene que importar esta persona como esta, como la otra, como cualquiera. Sólo con un cambio radical de conciencia y empieza la orientación y sigue con otras cosas, por tanto, mi gran recomendación es que cada día os levantéis una hora antes y hagas una hora de silencio, meditación y trabajo espiritual, conecta con ti mismo, descubre quién puedes ser, que caricatura hoy estas aparentando de lo que podrías ser, transforma esa sombra que decía Jung y cuando descubras quien eres, aporta tus capacidades en la educación o en lo que te corresponda. Pero no antes de conectar porque si no, todo lo que hagas será teórico y no servirá de nada. Hoy se habla muchísimo de responsabilidad social y las escuelas de negocios y planes sociales pero no es auténtico. El que lo dice no hace un trabajo primero “Yo tengo que cambiar”. Lo decía Gandhi: “Tu tienes que ser el cambio que quieres ver en el mundo” sino, no hay ninguna posibilidad.  Y no puede haber un cambio personal si no hay una autoconciencia, un autodescubrimiento y luego lo aplicas alrededor. Y un área especial hacía la alimentación orgánica, no es una opción… una opción de moda, dice alguno, No es una opción, es “La opción”.

En Argentina no se puede comer tanta carne, no es viable para la sostenibilidad del planeta, no digo que tengáis que ser veganos, pero mantener el consumo de carne requiere que a los animales se los alimenta con soja transgénica, hay que deforestar para plantar más soja. Y hoy, y esto lo ha dicho incluso la OMS, la organización mundial de la salud, sólo una agricultura local, autóctona, variada, no monocultivo, rica y con un gran contenido vegetariano y orgánico es lo único compatible con que este planeta recupere la salud.”

– Sobre la banca ética: “Y si hablamos de salud, tenemos que decir que el organismo social no tiene salud porque la banca actual es perversa, por eso tenemos que hablar de banca ética. ¿Qué significa orgánico? Que tengo conciencia con mi organismo. ¿Tenéis conciencia de lo que se está haciendo con su dinero en el mundo? Cuando vais a comprar ¿sabéis donde estáis comprando? ¿quién lo ha producido? ¿Dónde? ¿y qué condiciones?  Compramos por precio, sobre todo si es algo importante como el alimento, ahí miramos el precio. Mucha gente me dice Joan, si lo orgánico está muy bien, pero es más caro, digo ¡no! No es más caro. En lo orgánico, el valor y el precio coinciden, en lo otro, el precio está por debajo del valor. Y cuando algo es barato, alguien lo va a pagar caro por ti. Entonces si no sabemos esto, nuestra idea está contribuyendo con un consumo irresponsable a destruir el planeta y lo mismo sucede con los bancos. Cuando tenemos dinero, aunque sea poco, nuestro salario y tal se cobra a través de un banco, pero no tenemos ni idea. En cuarenta años de profesión bancaria jamás nadie me ha preguntado: – Joan si te traigo mi dinero, ¿qué vais a hacer con él?  ¡Qué pregunta sencilla! Porque en función de lo que contestes no te lo traigo. No lo hemos hecho y si lo hacéis, ¡no os van a contestar! Gente ecologista que consume productos orgánicos y su dinero en el banco está financiando a los transgénicos. O gente pacifista que está financiando armas. O gente que lucha por los derechos sociales, y su dinero va a una empresa que discrimina a la mujer o explota a los niños. Por lo tanto el tema de la banca ética, es un tema central de esta nueva economía humana que queremos crear, es decir, humana significa consiente, con visión orgánica, es tan sencillo como que yo no quiero que mi dinero, ponga en peligro a los demás ni al planeta. Ni cuando compro ni cuando lo dejo en un banco y podría añadir y cuando hago una donación también. Pero sobre todo en el consumo y en la banca, tiene que haber un cambio radical. Por eso hoy nos presentamos juntos, porque no puede ser que agricultores orgánicos, banca ética, comercio justo, empresas B, economía circular. Y hoy ya no podemos desconectarnos, tenemos que tomar conciencia que somos un organismo y por lo menos la gente que compartimos ideales y valores tenemos una responsabilidad moral. Tenemos que sumar fuerzas, tenemos que crear alianzas, no digo que lo hagamos todos juntos, pero nos tenemos que cuidar mutuamente, tenemos que pasar de la economía del competir a la economía del apoyo mutuo.

Si todos somos egoístas, cada uno mira por lo suyo al final, habrá una mano invisible que lo va a regular todo y estaremos todos bien, pero para crear caos, porque, con el caos tenemos miedo, nos asustamos y cada uno mira por lo suyo y cuando cada uno mira por lo suyo, ¿Sabéis cómo se llama esto? CANCER, cuando en un organismo un grupo de células empiezan a crecer olvidándose que forman parte de un organismo y que tienen que tener una función y un tamaño determinado, se llama “CANCER” y acaba a veces matando al organismo.

¿Por qué cada vez hay más cáncer en el mundo? ¿Será que de tanto volvernos individualistas y desconectar con el origen finalmente esto acaba pasando al organismo? No lo sé. Lo dejo como reflexión. Pero lo que está claro es que no podemos seguir aislados mirando nuestro propio beneficio o el de nuestros hijos en un caso extremo de generosidad. Entonces tenemos que empezar a hablar de esto, del consumo de este tipo de productos,  apoyarnos mutuamente, porque en la medida que el consumo se apoye podrá también ir a precios más razonables, una distribución más razonable, y el mundo lo vamos a cambiar nosotros, no esperéis que lo hagan otros.

Cuando nos centramos en nosotros mismo nos paralizamos. Esta sociedad mundial hoy está paralizada porque cada uno se mira a sí mismo. Estamos paralizados con el miedo, con el Yo Yo Yo Yo Yo, conmigo mismo y así no se sale adelante. Cuando uno tiene el coraje de hacer el cambio y empezar a pensar en los demás, esta es la clave de la transformación social. O sea, en una sociedad, en una comunidad hay un YO bienestar, en la medida que cada uno dedica su trabajo, sus capacidades a cubrir las necesidades de los demás, lo propio lo cubren los demás con su trabajo. Esto, un gran pensador que a mí me ha inspirado toda la vida, Rudolf Steiner lo llamo “la ley social fundamental”, cuanto menos pienses en ti y más te dediques a los demás, mejor estará el mundo . Fíjense que no dice, tienes que hacer, no es una obligación, tienes que hacer no es una obligación pero cuando eres libre y aprendes a amar lo haces por AMOR, y cuando se hacen el mundo está mejor.

Y es urgente, y solo hace falta que cada uno nos comprometamos, en este cambio del consumo, y en el tema de promover, no sé si tardaremos un año, dos o tres, me da igual, pero ya es un tema que trasciende lo económico, porque no tiene sentido esta sociedad basada en el crecimiento en el engaño, en la mentira, y en producir por producir, consumir por consumir.

Por tanto, claro que lo podemos hacer, lo debemos hacer y lo vamos a hacer y confío que todos ustedes nos van a apoyar y lo van a mover y esto lo van a extender como un virus, porque lo bueno también se contagia. Entonces quiero que salgan y creen una epidemia de conciencia, de entusiasmo y de compromiso. Y no dejes que nadie te diga “¿Crées que es posible? ¡LO VAMOS A HACER! ¡Cuento con ustedes!”

Extractos originales del discurso brindado por Joan Antoni Melé en la Conferencia “Lo que nos queda por vivir” 4 de Octubre de 2018. Centro de Convenciones Dr. Arturo Frondizi Vicente López.

Aquí la conferencia completa:

Deja un comentario